Socialización: cómo socializar sin estrés

estimulación mental
Estimulación mental y juego: cómo y para qué
18 agosto, 2017
comunicación
Comunicación Vs Corrección
18 agosto, 2017
Mostrar todos
socialización

El tema de socialización es un asunto que hoy en día está en boca de todos, pero la cuestión es ¿sabemos que es la socialización? Y lo más importante ¿sabemos cómo hacerlo sin estresar demasiado a nuestros cachorros?

En un principio la mayoría pensamos que socializar consiste en sacar al cachorro a la calle y que interactúe con otros perros y personas, y es cierto, aunque eso es una pequeña parte de la socialización, lo primero que deberíamos saber es que la etapa de socialización está comprendida desde la 3ª a la 16ª semana del cachorro, durante las dos primeras semanas empiezan a interactuar con los otros cachorros y con los miembros humanos de la familia, también es en esta etapa que son capaces de relacionarse e incluir en su grupo social a otros animales como gatos, patos o cualquier otro, sin ninguna dificultad.

Es muy importante que durante este periodo no forcemos situaciones y dejemos al cachorro a tomar contacto con nuevas situaciones o seres, que sea de forma natural que él propio cachorro vaya aumentando su confianza y autoestima. Sobre la 12ª semana empieza la etapa del miedo, es entonces donde hemos de estar más alerta y que el cachorro no se sienta desprotegido en ningún momento, en este punto me parece importante diferenciar protección de sobreprotección.

La protección

Se la ofrecemos estando atentos a sus interacciones y en caso necesario bastara con agacharnos para que él pueda refugiarse entre nuestras piernas, sin acariciar, hablarle y mucho menos premiar, esto podría conllevar a una conducta no deseada. Una vez que veamos que se le ha pasado el susto no hay motivos para no seguir con lo que estábamos haciendo o para seguir premiando, acariciando o cogerlo en brazos.

Sobreprotección

Esta se produce cuando no somos capaces de confiar en las habilidades de nuestro cachorro y antes de que tome contacto y llegue a tener la experiencia, lo retiramos de la misma, ya sea cogiéndolo o simplemente no dejando que se relacione con otros perros o personas.

Os pondré un ejemplo de cómo actuar en situaciones nuevas, lo podéis aplicar en cualquier situación.

Paseando por la calle se acerca una persona con silla de ruedas, nuestro cachorro extrañado y temeroso, intenta esconderse detrás de nosotros. Aquí la mejor opción es no forzar al cachorro a acercarse, si bien podemos solicitar a la persona que se detenga un momento para que él cachorro pueda normalizar esta nueva situación, es importante que la persona no interactúe con el cachorro hasta que este no esté tranquilo y el mismo busque la interacción, por otro lado nosotros no lo acercaremos tirando de la correa para que se acerque, si no que dejaremos que su curiosidad lo lleve al acercamiento y una vez conseguido lo podemos premiar y dejar que la otra persona le premie o lo acaricie, todo de forma muy suave y relajada. Si durante el proceso de acercamiento observamos que esta inseguro y duda de acercarse podemos situarnos muy cerca del objeto de su inseguridad, en este caso de la silla de ruedas y ponernos en cuclillas, en este caso aconsejo colocar una rodilla en el suelo cruzada ante nosotros para que no pueda refugiarse entre nuestras piernas, ya que lo que deseamos es que se acerque a la silla de ruedas, no protegerlo.

Es importante que no sometamos a nuestro cachorro a un montón de estímulos nuevos cada día, y que hagamos una progresión, si hoy sale por primera vez a la calle y siente curiosidad por otras personas o perros, dejémoslo interactuar, olisquear, esto será suficiente los primeros días, después podemos incluir llevarlo a un comercio durante dos o tres días esta será la nueva actividad, ahora ampliamos y también lo llevamos a… y así progresivamente.

Una parte importante de la socialización es que de forma habitual lo manipules, tanto tú como los miembros más allegados, tocarle las patas, las orejas, la boca, los ojos, etc. Siempre de forma pausada y relajante, esto vendrá muy bien para cuando tengan que manipularlo en el veterinario, peluquería, etc. No lo confundas con acariciar a tu cachorro, son cosas distintas.

Cuanto más objetos o situaciones nuevas seamos capaces de presentarle más fácil, cómoda y segura será su vida, ejemplos de objetos o situaciones:

  • Hombres y mujeres con diferentes atuendos, como gafas, sombreros, barba, uniformes, con muletas, sillas de ruedas, etc.
  • Niños/as, salidas de colegios.
  • Personas practicando algún deporte como ciclistas, ruuning, skaters, patinetes o patines.
  • Escaleras y escaleras mecánicas, ascensores.
  • Metro o estación de tren.
  • Calles o carreteras con ruido de tráfico o peatonal.
  • Ríos, piscina, balsas…
  • Ruidos de fuegos artificiales, de  trenes, aviones, sirenas, alarmas, secadores de pelo, aspiradoras, motos.
  • Bolsas de plástico, contenedores.
  • Globos, paraguas, espejos, carros de la compra, cochecitos de bebé, juguetes de niños.

Y un largo etcétera.

Recuerda

Es un proceso muy serio en la medida que seas capaz de transmitir confianza y tranquilidad, aumentara su autoestima y confianza, consiguiendo tener el mejor de los perros, equilibrado y sensato.

Ya sabes tus comentarios y opiniones son importantes para nosotros, no te cortes.

 

LLAMAR AHORA