Cómo positivizar el bozal

comunicación Corregir comunicando. Ser amables para corregir es muy efectivo Izekan
Comunicación Vs Corrección
18 agosto, 2017
Timidez y miedos en el Perro de Agua Español
18 agosto, 2017
Mostrar todos
Positivizar. Com aconseguir que el teu gos es posi el morrió i ho vegi com una cosa positiva. Aconsegueix que el teu gos entri al transportí encantant. Positivitzar accions en us gossos

Cuando empleamos la palabra Positivizar nos referimos a darle un carácter positivo a algo. Por tanto, positivizar el bozal significa asociar el bozal a estímulos positivos para que el perro lo vea como algo bueno y no como un suplicio.

Según mi punto de vista, hablar de positivizar el bozal no es del todo adecuado. Seamos realistas, ningún perro escogería ir con semejante artilugio atado a la cara por delante de la comodidad y libertad de no llevar nada.

Por este motivo, aún es más importante hacer una buena introducción a esta herramienta. Realizando un buen trabajo progresivo de habituación al bozal conseguiremos que nuestro perro normalice el llevarlo puesto. De este modo será capaz de mantener el mismo estado emocional que cuando va sin bozal y mostrar las mismas conductas.

Un perro que pasea relajado con el bozal puesto y es capaz de jugar, explorar y moverse con normalidad es un perro que acepta bien el bozal. Un perro que intenta quitárselo todo el tiempo, que se muestra inhibido, camina con la cabeza gacha o incluso no quiere andar cuando lo lleva, es un perro que no tolera bien el bozal y que se encuentra en un estado emocional negativo cuando lo lleva puesto.

Mi perro no necesita bozal, para qué molestarme.

Socialmente el bozal es percibido por las personas como algo malo. Va asociado a la agresividad o a ciertas razas catalogadas como potencialmente peligrosas.

Aunque tu perro no tenga problemas de agresividad ni tenga la obligación de llevarlo debido a su raza, existen otros motivos por los que algún día puedes necesitar ponerle un bozal.

  • Viajar en transporte público. Actualmente los perros pueden acompañarnos en el tren y en el metro, pero uno de los requisitos es que deben ir con bozal obligatoriamente. El metro, ya es de por si un lugar estresante para un perro. Está lleno de gente, se mueve y hace mucho ruido. Si además el día que tiene que subir le endosamos un bozal así de sopetón, la experiencia, cuanto menos, será bastante desagradable.
  • Actuaciones veterinarias especiales. A pesar de que estés seguro de que tu perro no haría daño a una mosca, a veces puede darse alguna situación límite que pueda provocar que un perro sin conductas agresivas previas muerda. Una de estas situaciones puede ser una actuación veterinaria en un momento de mucho dolor para el animal o de miedo agudo. En estas situaciones, algunos veterinarios optan por utilizar el bozal de forma preventiva. Si tu perro no ha llevado nunca un bozal, el hecho de ponérselo aún añadirá más estrés al momento.
  • Proteger a mi perro de los extraños. Parece que el bozal tenga la utilidad de garantizar la seguridad de terceros, pero lo cierto es, que a veces puede ser usado en favor de nuestro perro. Algunas veces los propietarios de perros con miedo me cuentan que a pesar de que piden a los desconocidos que por favor no toquen a su perro porque tiene miedo, la gente no lo entiende y sigue insistiendo. Cuando un perro va con un bozal puesto parece que los desconocidos se lo piensan más antes de ir a molestarle. Con esto no digo que haya que poner un bozal a todos los perros miedosos cuando salen a la calle, pero sí que es una herramienta que quizás pueda ser útil en algunas situaciones concretas para librar a nuestro compañero de tanto “amigo de los perros”.

¿Qué tipo de bozal escoger?

Indiscutiblemente el tipo de bozal más recomendable es el bozal de cesta. Sí, ese con el que tu perro parece Hannibal Lecter. Estos bozales permiten que el perro pueda abrir la boca, ladrar, beber, coger premios y lo más importante jadear.

A través del jadeo los perros regulan su temperatura corporal. Proceso imprescindible para mantener la homeostasis. Los bozales de tela impiden el jadeo.

La medida adecuada del bozal de cesta será aquella que permita introducir un par de dedos entre el hocico y el bozal pero que no toque los ojos del perro cuando se lo ponemos.

Pasos para la habituación al bozal

La regla más importante: No tengas prisa. Dependiendo del perro el proceso puede variar de días a semanas, pero encárgate de no intentar llegar más lejos si tu perro no se muestra cómodo en los pasos previos.  Lo ideal es enseñarle al perro a que sea él el que se pone el bozal en vez de colocárselo tú.

A continuación, te explicamos los pasos que debes seguir y te adjuntamos un vídeo para ayudarte a ponerlo en práctica.

  1. Presenta a tu perro el bozal y prémiale los acercamientos a éste. Si tienes un perro inseguro al que le dan miedo los objetos nuevos, puedes dejar el bozal en el suelo y plantarle otros ejercicios, como buscar premios favoreciendo los acercamientos al bozal.
  2. Coloca un premio en el borde del bozal para que tu perro acerque el hocico para cogerlo. No seas tú el que empuje el bozal hacia su hocico, mantenlo quieto y espera su iniciativa.
  3. Coloca los premios en tu mano al final del bozal para que tu perro tenga que introducir todo el hocico dentro.
  4. Aumenta el tiempo de permanencia que tiene que mantener el hocico dentro.
  5. Empieza a pasar la correa por detrás momentáneamente mientras el perro come o mantiene el foco en la comida.
  6. Abróchale el bozal aumentando progresivamente el tiempo en que lo lleva puesto. En este paso es interesante plantearle otras actividades al perro (moverse, hacer habilidades, jugar, buscar premios, etc.), para que su atención no se centre en el bozal, sino que llevarlo pase a ser algo secundario.
  7. Plantea el mismo trabajo en la calle y convierte el paseo en una de esas actividades que ayudan a que llevar el bozal sea secundario).

¿Qué tal lleva tu perro el bozal? ¿Hiciste un proceso de habituación? Compártenos tu experiencia.

En Izekan Adiestramento Canino estamos a tu disposición para ayudarte en todo lo relacionado con el comportamiento de tu perro. Contacta con nosotros.

1 Comment

  1. […] importante hacer antes un protocolo correcto de habituación al transportín para que realmente sea una zona de seguridad. Nunca debemos meter a nuestro perro a la fuerza o de […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

LLAMAR AHORA