Positivizar: un pequeño gesto para ti, una gran ayuda para él

comunicación Corregir comunicando. Ser amables para corregir es muy efectivo Izekan
Comunicación Vs Corrección
18 agosto, 2017
Timidez y miedos en el Perro de Agua Español
18 agosto, 2017
Mostrar todos
Positivizar. Com aconseguir que el teu gos es posi el morrió i ho vegi com una cosa positiva. Aconsegueix que el teu gos entri al transportí encantant. Positivitzar accions en us gossos

Positivar, normalmente al oír esta palabra la mayoría de nosotros pensamos en el bozal y no vamos desencaminados, aunque no es lo único, por poner algunos ejemplos, objetos y/o herramientas que se usan de forma habitual como arneses, transportín, una puerta especial para la salida al jardín o terraza, etc.

Así pues ya veis que son muchas las cosas que vendría bien presentarles a nuestros perros.

¿Qué queremos decir cuando hablamos de positivar?

Positivizar es, presentar a nuestros perros los nuevos objetos, creando un proceso progresivo de acercamiento, que en todo momento debe ser voluntario por su parte, de tal forma que cuando le indiquemos que vamos a usar al transportin o el bozal, por ejemplo, este encantado con la idea, y no sienta que es un suplicio o castigo el hecho de usar ciertas herramientas.

Os cuento cómo hacerlo

Explicare el proceso con un par de utensilios, por ser los más frecuentes y quizás donde veo más desastres, siendo extensible a cualquier objeto que queramos positivar.

El bozal

Tendremos la correa puesta para que el perro no se nos vaya, solo con la finalidad de sujetar, en ningún momento para forzar o hacer correcciones, SOLO SUJETAR, para evitar que se largue. Cogemos premios muy gustos en trocitos muy pequeños para que los pueda engullir sin perder tiempo masticando, podemos sujetar la correa pisándola para tener libres las manos,

  1. Cogemos el bozal y le dejamos que lo huela, un truco es impregnar el olor de los premios por el bozal.
  2. Colocamos un premio en la parte abierta del bozal y dejamos que sea él que lo coja, repetimos esto varias veces.
  3. Si ya coge los premios sin asustarse del bozal, los colocaremos hacia la mitad, y lo repetiremos varias veces, en todo momento le estaremos felicitando en tono tranquilo, así conseguimos que aumente su interés. En este punto ya podemos introducir el comando “bozal”
  4. ¿Ya mete el hocico hasta el centro del bozal? No, repite los pasos anteriores, no tengas prisa. Si, vamos a darle el premio cuando tenga todo el hocico dentro del bozal, repítelo varias veces hasta que veas que para él es un juego.
  5. Ya pone todo el morro dentro, ahora le pasaremos las correas por el cuello, sin atarlas, solo un instante, repetiremos esto y progresivamente aumentaremos el tiempo con las correas por encima.
  6. Bien si has llegado hasta aquí, ahora toca atarlo, primero muy suave y ya sabes repite, repite, repite, ya puedes apretarlo más fuerte, en su posición correcta.
  7. Pues ahora ya lo lleva puesto está contento y como estamos con la correa puesta, podemos caminar por casa, si el proceso lo has hecho afianzando cada paso, solo me queda decirte una cosa A LA CALLE!!!

El transportín

Al igual que con el bozal, trabajaremos con la correa puesta para evitar fugas y distracciones, haz de este proceso un divertimento para ambos. Vamos allá.

  1. Con el transportin abierto frente a nosotros, guiaremos con comida o un motivador para que meta la cabeza dentro, solo por interés, nos vasta si solo mete el morro, ya iremos ampliando y consiguiendo que entre más.Este proceso hasta que entre totalmente es el único que repetiremos tantas veces como sea necesarias. Atención, si a tu perro le da miedo o incomodidad al iniciar el proceso, podemos desmontar la parte superior del transportin y empezar como si de una cuna se tratara, para que el proceso fluya sin causar traumas a nuestro perro, una vez ya esté tranquilo en la cuna, pondremos la parte superior sin la puerta, y cuando ya entre con seguridad podemos montar la puerta. Cuando empiece a entrar con tranquilidad, introducir el comando “transportin” o “sitio”
  2. Ahora que ya entra y sale con tranquilidad cerraremos la puerta, y nos alejaremos un par de metros, estando a su vista, en función de su estado de relajación podemos mantener la puerta cerrada más o menos tiempo.
  3. Repetiremos el paso 2 varias veces aumentando tiempo y distancia, hasta que no estemos delante, incluso si el proceso ha estado bien estructurado, podemos salir de casa unos instantes 2 o 3 minutos, e ir ampliando poco a poco el tiempo de permanencia dentro del transportin.

Ten en cuenta, que si por cualquier circunstancia es necesario pueden pasar largos periodos de tiempo dentro, procurando no exceder de las 4 horas, siempre que sea suficientemente amplio para que pueda levantarse, sentarse con la cabeza erguida y hacerse un ovillo, en verano hay que tomar alguna precaución más como meter agua dentro.

Recuerda:

El transportin nos puede ser muy útil no solo en el coche, también si vamos de viaje o a casa de unos amigos, lo podemos dejar en una habitación del hotel y el estará tranquilo, ya que el transportin es su madriguera, el perro es un animal de madriguera. También puede ser útil cuando tiene miedo a los petardos, ya que lo podemos dejar entrar y tapar con una manta o sabana por encima y eso le dará mayor sensación de seguridad, es útil en situaciones en las que necesitamos hacer un TIME OUT, ya sea por mal comportamiento o por cualquier otro motivo, con ello conseguiremos que se calme.

Importante

Siempre que estemos haciendo un trabajo para positivizar, nuestra aptitud ha de ser lúdica y tranquila, queremos transmitir paz y buen rollo.

Si tienes dudas puedes contactar con nosotros llamando al 655 04 34 65 o por mail a Info@izekan.com

1 Comment

  1. […] importante hacer antes un protocolo correcto de habituación al transportín para que realmente sea una zona de seguridad. Nunca debemos meter a nuestro perro a la fuerza o de […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

LLAMAR AHORA