Si tu perro se muerde la cola, persigue sombras o tiene alguna otra conducta que te parezca extraña este post te interesa. Las estereotipias en perros son síntoma de una grave alteración del bienestar y es importante actuar.

Hoy en el blog Izekan, te contamos un poquito sobre estas conductas, como se desarrollan y cómo deben abordarse.

¿Qué es una estereotipia?

Una estereotipia es un comportamiento repetitivo, constante y sin función aparente que puede ser resultado de una enfermedad o de intentos repetidos para adaptarse a un ambiente difícil para el animal.

¿Cómo se inician las estereotipias en perros?

Cuando un perro es incapaz de gestionar cierta situación ambiental que provoca estrés puede responder realizando una conducta de desplazamiento o sustitución.

Una conducta de desplazamiento es una conducta que no le es funcional para resolver la situación que le estresa y que no tiene sentido en ese contexto, por ejemplo, morderse la cola o lamerse las patas sin parar. Estas conductas actúan como válvula de escape ante la situación estresante y son autoreforzantes. El estrés disminuye levemente cuando el perro realiza ese comportamiento, así que cuando vuelve a aparecer el detonante ambiental causante del estrés el perro repite dicha conducta.

Si la situación estresante se cronifica, la conducta de desplazamiento cada vez se vuelve más frecuente hasta que puede llegar a emanciparse, a convertirse en una estereotipia.

Cuando una conducta repetitiva se emancipa significa que se presenta con independencia de lo que pase en el entorno. Quizás la fuente que inicialmente generaba tal estrés ya no está, pero el perro sigue presentando la conducta.

estereotipias en perros mordidas

Tipos de estereotipias en perros

Las estereotipias en perros más frecuentes son:

  • Orales: lamidos al aire, pica, lamido de flancos o de patas.
  • Locomotoras: perseguirse cola, caminar en círculos, deambular de un lado al otro.
  • Agresividades: autoagresividades dirigidas a partes del cuerpo (cola, patas traseras…), agresividad dirigida a objetos.
  • Vocalizaciones: ladrido compulsivo, aullidos rítmicos.
  • Alucinaciones: cazar moscas imaginarias, perseguir sombras o luces inexistentes.

Causas de las estereotipias

Las estereotipias en perros pueden tener un origen orgánico, es decir que exista un problema médico que provoca la aparición de esta conducta o pueden ser de origen comportamental, las cuales suelen estar ligadas al estrés crónico.

Origen orgánico

  • Dolor.
  • Problemas dermatológicos.
  • Problemas neurológicos.
  • Aunque en menor frecuencia, también existen enfermedades oculares y víricas que pueden causar estereotipias.

Generalmente, si la conducta repetitiva aparece de manera repentina y no se identifica un evento o situación estresante evidente, debemos sospechar de un problema médico.

estereotipias en perros, ¿manías o enfermedad?

Origen comportamental

Las estereotipias en perros de origen comportamental vienen detonadas por una situación o evento ambiental que produce estrés.

No todos los perros responderán igual al mismo entorno, por ejemplo, si visitamos una perrera, donde los perros pasan la mayor parte de las horas del día en una jaula, tienen escasa estimulación mental y también poco contacto social, podremos observar algunos perros que permanecen tranquilos en su jaula, mientras seguro vemos algún otro dando vueltas sobre sí mismo, persiguiéndose la cola o dando saltos a las paredes de la jaula sin parar.

Los factores que influyen en estas diferencias son:

  • Predisposición genética. Hay razas y líneas familiares que tendrán más tendencia a desarrollar estereotipias ante un ambiente estresante o inadecuado.
  • Temperamento individual (que además de la propia genética, se ve afectado por las condiciones de la etapa de gestación, la edad de destete, las experiencias durante los periodos críticos del desarrollo, etc.) también influirá en la probabilidad de aparición de estereotipias.

Situaciones ambientales que pueden causar estereotipias en perros

Las situaciones ambientales que más frecuentemente causan estrés y que, por tanto, pueden conducir al desarrollo de estereotipias en perros son:

Falta de estimulación ambiental

  • Confinamiento. Perros encerrados en jaulas o galerías, en general en ambientes invariables y pobres en estímulos.
  • Falta de ejercicio físico. Perros que no salen a pasear. Los perros necesitan su dosis diaria de paseo. Algunos necesitaran correr, otros no, pero todos necesitan ejercitar su cuerpo. El ejercicio físico rutinario ayuda a la producción de serotonina por parte de las neuronas, una sustancia que va muy ligada a la sensación de bienestar. El paseo además de ser necesario para ejercitar el cuerpo es imprescindible para que los perros estimulen su olfato con nuevos olores y se comuniquen con en entorno.
  • Privación de contacto social. Perros que viven en fincas, o que pasan todo el día solos. Los perros son animales sociales y no es natural para ellos vivir en soledad. Necesitan relacionarse con personas y/o otros perros. Los “perros de jardín”, perros que no entran en casa los cuales el contacto social que tienen se limita a cuando entramos y salimos de casa y poco más, tienen más probabilidad de desarrollar problemas de conducta y en algunos casos estereotipias.

Aunque hay perros que sí viven en casa y salen a pasear todos los días hay que tener en cuenta que cada animal, según su raza, edad, temperamento, etc., tiene unas necesidades básicas que deben ser cubiertas. Por ejemplo, las razas o líneas de perros de trabajo no tendrán suficiente con la rutina media del perro de compañía, requerían más ejercicio físico y sobre todo una rica estimulación mental para garantizar su bienestar.

Situaciones de frustración

La frustración se genera cuando un perro tiene ciertas expectativas y estas no se ven satisfechas. Los perros con baja tolerancia a la frustración pueden responder conductualmente a esta emoción de distintas maneras, una de ellas puede ser el desarrollo de una estereotipia.

Situaciones de conflicto

Situaciones en que el perro se ve motivado por presentar dos conductas incompatibles y no sabe cómo resolver la situación. Por ejemplo, un perro que está motivado por defender su plato de comida cuando el propietario se lo quiere quitar, pero previamente ha sido golpeado por enseñar los dientes en esa situación. Ahora el perro tiene miedo a mostrarse ofensivo, pero a la vez sigue sin tolerar que el propietario le quite su comida. Este conflicto puede generar que el perro responda con una tercera conducta, una conducta de desplazamiento.

Tratamiento de las estereotipias en perros

Tratamiento de las estereotipias en perros

Como hemos visto, una estereotipia es un SÍNTOMA de un problema, no es un diagnóstico. Por lo cual es necesario identificar cuál es ese problema y tratarlo.

Descartar causa orgánica y tratarla

Ante un perro que presenta una conducta estereotipada, siempre es recomendable descartar antes que nada un problema orgánico. Algunas veces el problema médico puede ser la causa y otras veces, aunque no sea lo que originó la conducta repetitiva puede estar contribuyendo en que ésta se mantenga. Así que, bajo mi punto de vista, el tratamiento de las estereotipias en perros siempre debe hacerse junto a un etólogo veterinario.

Manejo del entorno:

  • Eliminar la fuente de estrés. Es necesario identificar cuál fue la situación ambiental que detonó la estereotipia y eliminarlo. Si algo está estresando al perro y no se modifica es imposible mejorar su bienestar. Un detonante claro puede ser: el perro está todo el tiempo solo en el jardín. Pero a veces hay otros detonantes como puede ser un problema de fobia a ciertos ruidos, si la fuente del sonido no se puede eliminar se va a tener que trabajar esa fobia para que ese ruido deje de producir estrés. En casos de que la causa sea una baja tolerancia a la frustración, se deberán hacer trabajos progresivos para augmentar esa capacidad de frustración en el perro.
  • Aumentar la previsibilidad del entorno con rutinas que satisfagan las necesidades del perro. La rutina del perro debe satisfacer todas sus necesidades básicas de descanso, alimentación, ejercicio físico, contacto social, actividad mental…). Saber que pasará en cada momento, ayuda al perro a disminuir el estrés.
  • Proporcionar un programa de enriquecimiento ambiental. Los juguetes cognitivos y los juegos de olfato son una buena herramienta para aumentar la estimulación mental del perro. Practicar obediencia o habilidades caninas y juegos de interacción entre perro y guía, siempre trabajado sin castigos y en positivo también contribuyen a mejorar el bienestar mental del perro.
  • ¿Evitar el refuerzo involuntario? Hay quien dice que se debe ignorar al perro cuando está realizando la conducta repetitiva porque intentar distraerlo o pararlo puede reforzar esta conducta. Pero como hemos dicho antes, estas conductas son autoreforzantes, así que si se siguen repitiendo seguirán reforzándose por sí mismas. Personalmente, en los casos en los que es posible, prefiero intentar bloquear la conducta.

Tratamiento farmacológico

En algunas ocasiones la farmacología puedes ser necesaria. La medicación que se suele utilizar son fármacos serotoninérgicos. La medicación nunca es el único tratamiento, sino que se utiliza como coadyuvante del tratamiento de modificación de conducta.

¿Te ha parecido útil este post? Puedes dejarnos tu comentario o contactar con nosotros.

¿Te puedo ayudar?
¡Hola! Use este cuadro para enviarme un mensaje a través de WhatsApp ...
LLAMAR AHORA

Pin It on Pinterest

Share This